AUTORA DE POEMAS, CUENTOS Y DEMÁS INVENTOS

«Creo que el libro sigue un estilo personal, en el que he procurado que la honestidad y los sentimientos prevalezcan por encima de todo»

Entrevista a María de la O Merino

¿Qué te inspiró a escribir Poemas, cuentos y demás inventos? ¿Hubo alguna experiencia o circunstancia en particular que te llevó a plasmar los relatos y versos de esta obra?

Siempre me ha gustado escribir y hace algunos años decidí recoger mis escritos que más me gustaban en una publicación. Los relatos y poemas en el libro son muy distintos unos de otros, pero tienen todos una relación conmigo y con mi vida. Los fui escribiendo a lo largo de varios meses, inspirándome en alguna situación que había vivido directamente o, en algunos casos, en anécdotas de personas cercanas.

¿Podrías contarnos un poco sobre tu proceso creativo?

Los poemas surgen de manera casi espontánea: un verso o un motivo aparece en mi mente y ya es solo cuestión de ir tirando del hilo hasta tener el poema completo. Desde luego, después hay un proceso de edición, pero la escritura primera es bastante espontánea, casi como si me susurraran las palabras al oído.

En los relatos del libro empleé más tiempo a la hora de crearlos y también en su edición: primero me llega un recuerdo y, poco a poco, voy desarrollando la historia a partir de esa primera idea. Más tarde se va puliendo todo hasta llegar al relato final.

Como escribe Erica F. Alio-Warr en el prólogo del Poemas, cuentos y demás inventos, entretejes tu discurso en dos idiomas diferentes. No solo en dos idiomas, sino también en diversos lenguajes y formas de expresión. Hablemos, primero, de los poemas bilingües. ¿Por qué en español y en alemán?

Desde hace más de quince años resido en el norte de Alemania. Mi vida está atravesada por la cultura y el idioma de ese país, así que es algo inevitable. Mi marido es alemán y nuestro principal medio de comunicación es en su lengua. Los poemas bilingües del libro siempre hablan de amor porque están inspirados en nuestra relación, que es igualmente bilingüe.

Como decimos, tu obra cuenta con más de una forma de expresión literaria y artística. Hablemos de las ilustraciones, realizadas por Alicia Martínez Fedriani. ¿Qué podrías comentarnos sobre estos dibujos?

Alicia y yo somos amigas desde hace más de veinte años y pensé en ella para ilustrar mi libro porque su forma de ilustrar es bellísima. Ha plasmado el espíritu de las historias y poemas mucho mejor de lo que yo me habría podido imaginar. Sus ilustraciones están llenas de sensibilidad y es un honor tenerlas en el libro.

¿Hay algún cuento en particular dentro del libro que sea especialmente significativo para ti? ¿Y algún poema? ¿Podrías hablarnos un poco sobre estos?

El relato de Virginia y Mario me costó especialmente escribirlo porque está basado en mi deseo de ser madre, el cual no he podido ver cumplido. Aunque la historia recogida en el relato es ficticia por completo, el deseo de tener hijos es un deseo compartido entre Virginia y yo, y es quizá uno de los relatos más personales.

El poema «Al árbol que está junto a mi balcón» es uno de los que más me gustan. Está dedicado al árbol que ha sido mi compañero desde hace años y al que he visto cambiar en función de cada estación: cuajado de hojas en primavera y, en invierno, cubierto de nieve y totalmente desnudo. Durante la época en la que no trabajé debido a una severa depresión, fue quien me hizo compañía constantemente y con él he dialogado casi a diario. Es un árbol muy especial para mí y no pude dejar de dedicarle un poema. Ahora que vamos a mudarnos de casa sin duda voy a echarle mucho de menos.

¿Hay alguna influencia literaria o artística que hayas sentido mientras lo escribías?

Soy una lectora voraz y tengo muchos autores de referencia, sobre todo autoras, pero no he sentido la influencia directa de ninguna en concreto, aunque sin duda la hay, puesto que nuestra herencia literaria se ve reflejada en muchas ocasiones en nuestros escritos. Tampoco he intentado emular a nadie. Creo que el libro sigue un estilo personal, en el que he procurado que la honestidad y los sentimientos prevalezcan por encima de todo.

«Un gato cruza la acera y un ruido de pasos, a lo lejos, le obliga a escurrirse tras la tapia, llena de grafitis. Una sirena de policía importuna la tranquila vigilia de una señora mayor que sufre de insomnio. Viernes noche, o madrugada de sábado, ¿qué importa? Dormir, soñar, amar, desesperar… Es de noche y no todos los gatos son pardos».

«Nocturno»

En Poemas, cuentos y demás inventos tocas temas complejos, como el de la imposibilidad de ser madre, la soledad o el amor. En este sentido, ¿qué esperas que los lectores se lleven de la lectura de tu libro?

Para ser sincera, nunca tengo en me mente al posible lector cuando escribo, siempre deseo que el resultado final me guste a mí y me sienta orgullosa de haberlo escrito. Los lectores son, por supuesto, fundamentales, y llegan una vez que pones el libro en el mundo, cuando te despides de él y ya no te pertenece, entonces es de los lectores. No espero con mis escritos, por tanto, nada en concreto por parte del lector, aunque, claro, si lo que escribo les llega de alguna manera y les interpela, me siento muy feliz. Quiere decir que han conectado conmigo y eso es muy bonito, lo mejor que le puede pasar a un escritor.

¿Cuál fue el mayor desafío al escribir este libro?

Pues creo que lo más complicado fue escoger los textos para dar un sentido de conjunto a la obra, dado los diferentes temas que abarcan. La escritura en sí fue bastante natural y surgió de forma casi espontánea. Al final, me dejé llevar por la intuición y estoy contenta con el resultado.

¿Qué destacas del proceso de publicación de Poemas, cuentos y demás inventos?

Ha sido algo muy sencillo, me dejé guiar por la editorial, que en todo momento contó conmigo para el diseño y maquetación, la comunicación siempre ha sido muy fluida y sin complicaciones. Ha sido un placer trabajar con Ediciones Pangea. Su labor es estupenda.

¿Tienes planes para futuros proyectos literarios? ¿Nos podrías adelantar algo sobre lo que tus lectores leeremos en un futuro cercano?

Tengo un nuevo poemario ya terminado, titulado Duermevela, que recoge mis experiencias entre dos mundos, el alemán y el español, haciendo una analogía con el mundo onírico y la realidad del mundo cuando se está despierto, lo deseado y lo vivido. En proceso de escritura tengo dos proyectos: una novela, que espero terminar este año, y un libro de autoficción en el que narro mi experiencia con la depresión. Este último proyecto es especialmente importante para mí en el plano personal.

«Y Virginia continúa desvelada. Anhela, como siempre, ser madre, aunque a ratos se pregunta si no sería mejor aceptar que ese no es su destino, que llevar una vida en su propio cuerpo no sería en absoluto tan maravilloso y que no tener hijos sea, probablemente, lo más sensato. Pero algo se resiste en su interior y siente una punzada de desolación al pensar en la Yerma de Lorca y sentirse identificada… hace ya mucho tiempo que renunció a tener familia, pero esa decisión afecta su vida a niveles exorbitados, y se pregunta si no será el motivo de su insomnio. Suspira y el sonido de los cuervos, ahora sabe que son cuervos, la distrae por un momento. Mario descansa. Virginia continúa desvelada».

«Virginia y Mario»

compártelo

Deja un comentario