Entrevista a Jorge Manuel Lucas Alves

AUTOR DE TIERRA DE AMOR Y SANGRE

Ficha del libro: Tierra de amor y sangre

¿Qué elementos o circunstancias inspiraron la trama de Tierra de amor y sangre? ¿Cómo surgió la idea central para la novela?

Hace mucho tiempo que tenía pensado escribir una novela ambientada en el siglo XVII y el hecho de empezar a recrear en una Asociación de Recreación Histórica, El Tercio de Olivares (Olivares, Sevilla), me empujó a escribirla.

¿Cómo surgió la idea principal?

Al vivir en una región que fue extremadamente castigada, tanto la parte española como también la portuguesa, durante veintiocho años, pensé en escribir una novela que, si bien sus personajes fueran ficticios, pudieran al mismo tiempo enseñar un poco de historia. La historia de una guerra, así como el comportamiento de hombres y mujeres en ese conflicto. La llamada Guerra de Restauração portuguesa fue una de las causas por las que hoy en día regiones como Extremadura tengan tan poca población.

Entrevista a Jorge Manuel Lucas Alves

¿Qué aspectos del género literario de la novela histórica te atrajeron para decidir escribir Tierra de amor y sangre?

El principal objetivo era hacer un homenaje a las gentes que vivían en Extremadura (España) y en el Alentejo (Portugal), las dos regiones más castigadas por esta guerra que duró veintiocho años. Y la novela histórica también te permite de cierta forma «enseñar» historia. Mis obras así lo buscan. A través de un rigor histórico, la gente puede aprender historia, lo que en efecto ocurrió, y al mismo tiempo «vivir» con los personajes ficticios.

La novela se ambienta principalmente en la Península Ibérica durante el siglo XVII y en los conflictos que en ella se dieron. ¿Por qué elegiste narrar tu historia durante esta época de la historia?

La Guerra de la Restauración Portuguesa (1640 – 1668) marcó el inicio de la decadencia de Extremadura y del Alentejo. Ambas regiones, que tuvieron el mismo rey de 1580 a 1640, siempre tuvieron conflictos desde la Edad Media, pero este que tuvo su inicio en 1640 marcó el destino de estas dos regiones. Si antes el comercio, la relación entre las gentes de ambos lados de la frontera —recordar que, en 1640, Almendralejo tenía un veinte por ciento de portugueses entre sus vecinos—, la actividad agrícola, etc. existían, ahora todo va a ser distinto. De parte a parte se hacen incursiones, pillajes, asesinatos, destrucción de los campos…, y todo durante veintiocho años. Por ejemplo, Campomayor antes de 1640 tenía una rica actividad comercial, contando con mucha gente de cultura y de comercio entre sus vecinos. Después de la aclamación de la Casa de Braganza, a la villa solo viajaban militares y gente conectada a la guerra. Los médicos, los comerciantes, la gente culta abandonaron la región y nunca más regresaron. Lo mismo sucedió en Badajoz y en toda la región extremeña que tenía la desventura de estar cerca de la raya. Contemos también con el hecho de que, en los inicios del siglo XVIII, tuvimos otra guerra muy parecida en la región, la Guerra de Sucesión de España. Todo este clima de guerra, muerte y destrucción moldeó a las gentes que se quedaron y de ahí mi tributo: un homenaje a las gentes que sufrieron en la piel los efectos de una guerra que para ellos no tenía ningún sentido.    

¿Puedes contarnos cómo fue el proceso de investigación y documentación para desarrollar la trama y profundizar en los personajes de la novela?

Nací en Campomayor y el hecho de que esta villa tenga hoy en día un recinto amurallado abaluartado se debe a este conflicto del siglo XVII. Me quedé en el tercer año del Doctorado en Historia por la Universidad de Évora y mi tesis estaba dedicada a las fortificaciones de Campomayor. Fue durante esos estudios que me documenté sobre lo que ocurrió en la región y sus gentes.

De todos los personajes que aparecen en Tierra de amor y sangre, Antonio, Alfonso, Maria de las Mercédes, Maria…, ¿hay alguno en particular que te resulte especialmente interesante o significativo? ¿Por qué?

Me parecen interesantes los dos hermanos que nacieron en Almendralejo pero de padres portugueses. Interesantes porque representan ellos mismos un dilema. Sabemos que, en Flandes, y no solo, había soldados portugueses en los tercios de la Monarquía Hispánica. Y pongámonos en su lugar, si un día posterior al 1 de diciembre de 1640 llega la noticia de que Portugal se ha rebelado y una nueva casa reinante se está implantando, ¿qué se les pasaría por la cabeza a aquellos hombres? ¿Continuar luchando por Felipe IV o intentar regresar a Portugal? Y no solo hablo de los portugueses, que ocurrió con los españoles de padres portugueses que vivían en la región que con el tiempo se convertiría en el principal campo de batalla. Seguramente su lealtad a Felipe IV sería discutida, ¿y sus familias? Sabemos que muchos de ellos lucharon por el ejército de Extremadura, pero debieron ser tiempos muy angustiosos para toda aquella gente.

A la hora de escribir, suelen surgir siempre distintos desafíos u obstáculos para desarrollar el libro que el autor desea. ¿Cuál fue el mayor desafío al escribir tu novela y cómo lograste superarlo?

Confieso que esta novela la escribí en dos semanas y media y no tuve, afortunadamente, un obstáculo por el camino.

La primavera por fin había llegado. Detrás de ella habían quedado los largos y más difíciles días que aquellos parajes podrían ofrecer. Días de un frío intenso, rebelde y constante. Un frío siempre acompañado por su fiel compañera, la humedad. Una humedad que conseguía llegar hasta los huesos de los más fuertes y acostumbrados. Así era Flandes, una tierra de herejes y de privaciones.

¿Qué esperas o deseas que los lectores se lleven después de leer Tierra de amor y sangre?

Espero que se acuerden de aquellas gentes de frontera que vieron como su vida cambiaba para siempre y espero que los lectores, más allá de la ficción de la obra, se queden con la vertiente histórica. Que sean conocedores de una época y de un conflicto que cambió la historia de la humanidad. Las dos mayores potencias coloniales de la época se estaban destrozando.

En el proceso de publicación de la novela, ¿qué elementos destacas?

Estoy muy muy satisfecho con Ediciones Pangea. Son geniales y durante todo el proceso de publicación me ayudaron en todo. Solo tengo palabras de agradecimiento para la editorial.

Los personajes y el mundo que has creado en Tierra de amor y sangre, ¿los encontraremos en tus futuras obras?

Existe esa posibilidad. Al final hay una historia que bien puede tener continuación, pero no pasa de ser una posibilidad. En este momento la novela, la historia de la novela, se puede leer sin necesidad de una continuación. 

Entrevista a Jorge Manuel Lucas Alves

Sabemos que tienes nuevos proyectos de novelas históricas. ¿Los veremos hechos realidad próximamente?

Sí, sí. Tengo totalmente terminada una novela histórica ambientada en 1970 durante la guerra colonial portuguesa, más concretamente en Guinea Bissau. Tengo otra ambientada en la Guerra de Sucesión de España, que la terminé hace años en portugués, pero que quiero traducirla al castellano. Y, en este preciso instante, estoy escribiendo una ambientada en el antiguo imperio romano.

El soldado la besó y se propuso esperar por el valiente vecino. El dueño del edificio, un rico burgués que hacía fortuna con la venta de productos en las colonias, había puesto en alquiler todas las habitaciones. Allí se alojaban prostitutas, marineros, gente venida del campo en busca de trabajo y pequeños comerciantes. A la habitación llegaba todo tipo de ruidos, desde fuertes discusiones, pasando por el griterío de los niños, hasta el gemido de las prostitutas y de sus clientes de turno.

compártelo

Deja un comentario