AUTOR DE CON LA TINTA EN LOS TALONES, CON MOTIVO DEL PRIMER ANIVERSARIO DE SU PUBLICACIÓN

¿Qué aspectos del relato como género literario te atrajeron para escribir Con la tinta en los talones?

La concisión y la variedad. La posibilidad de seguir el hilo de los propios pensamientos y contar diversas historias en pocas páginas. 

La obra se escribió a lo largo de varios años. ¿Podrías contarnos un poco sobre el proceso creativo de la misma?

Los relatos más líricos, como la poesía, no son más que la respuesta a un estímulo. Los escribí no para nada o para nadie, sino porque necesitaba hacerlo. También surgieron así algunos textos con cierta trama que tocaban aspectos de mi vida o mi experiencia. Fue mi hija Clara, mi primera lectora, la que me animó a reunirlos y completarlos con otros relatos nuevos que, estos sí, tuvieron un carácter más voluntario.

Entrevista a Alberto Cabello

¿Cómo abordas la brevedad, la extensión de los textos, en tus relatos? ¿Qué desafíos enfrentas en este sentido?

La brevedad es para mí una ventaja, va con mi manera de ver las cosas. Casi siempre eludo las descripciones detalladas. Prefiero que los personajes se definan por lo que hacen o lo que dicen.

R.A.H.

«Quizá los idiomas y los signos no sean más que eso: meras señales de lo verdadero y de lo inexplicable. Dios en Babel no confundió las lenguas, sino las almas condenándolas a arrastrarse por la vida. Pero nos dejó la música, la música cada vez más suave que iba inundando la sala».

¿Hay algún relato concreto de Con la tinta en los talones que te resulte especialmente significativo? ¿Por qué razones?

A mí me gusta especialmente Carta desde el risco. Por muchas razones. Las circunstancias que rodearon a este texto, que cayó en manos de quien no tenía que haberlo leído, darían lugar a un relato bastante más largo. Pero quizás la razón más importante es que quien narra los hechos, quien piensa y sufre, es una mujer, con una perspectiva muy diferente a la mía. Pude salir de mí mismo, acercarme a la pretensión de Rimbaud: Je suis autre

¿Cuáles son tus referencias literarias en el género del relato?

He leído mucha novela y mucha poesía, pero pocos libros de relatos. Borges, Monterroso, Poe, aunque no creo que ninguno me haya influido.

¿Qué esperas o deseas que los lectores se lleven después de leer Con la tinta en los talones?

Espero que les interese y les enganche. Una lectora me dijo que, al terminar cada relato, pasaba la página con emoción e intriga porque no sabía de qué iba a tratar el siguiente. Eso sería suficiente, aunque desearía además que los lectores recordaran algunas historias y creyeran que un libro puede ser ameno y también hondo.

LA LECTURA

«La muchedumbre aplaudía como si se hubiera acabado el tiempo. Le aplaudían y se aplaudían. Esos versos sonaban cuando salían de sus gargantas, eran porque ellos los habían hecho suyos. ¿Acaso no nos pertenece lo que oímos, lo que leemos? ¿No es tal vez más ajeno, no es de otro, lo mejor que escribimos?».

No es tu primera publicación con Ediciones Pangea, sino que anteriormente habíamos editado Victoria, una novela policíaca. También has escrito y escribes poesía. ¿Afrontas esta diversidad de géneros literarios por etapas o escribes habitualmente un género u otro dependiendo del día?

Escribo porque algo me afecta y necesito darle salida. Estos sentimientos o ideas toman su propia forma, ya sea la forma o el verso, aunque en la novela la respuesta es menos inmediata y requiere planificación y tiempo. 

¿Qué destacas del proceso de publicación de la obra?

Se escribe por algo, pero se publica para alguien. Esto, entre otras cosas, te obliga a darle al lector un texto limpio, sin erratas ni errores formales. Y he de decir que Ediciones Pangea y particularmente José Peña me han facilitado mucho esa tarea. 

Sabemos que continúas escribiendo y publicando en redes sociales y revistas. ¿Podemos esperar más libros en el futuro?

No lo sé. La lírica tiene pocos adeptos y las palabras sólo cumplen su cometido cuando alguien las lee, las hace suyas y dejan en cierto modo de pertenecerte. En cualquier caso, si publico algo, será un libro de poesía 

MENSAJE EN UNA BOTELLA

«El sol se había puesto, pero aún quedaba algo de luz entre las rocas. Volvió a mirar las líneas desiguales, desdobló las hojas y, por un momento, pensó en desgarrarlas y esparcirlas por la arena. Luego, guardó todo en aquel espacio reducido, cerró la botella y la arrojó a la corriente».

compártelo

Deja un comentario